Aparte del golpe de la naturaleza, ahora padecemos el político/electoral

Los electores no olvidarán la indiferencia político/gubernamental ante tragedias

Por Luis Repper Jaramillo*

lrepperjaramillo@yahoo.com

Aún no termina 2017, año previo a la elección presidencial del 18, y los vividores -partidos políticos- ya destilan odio, rencor, boñiga, escarnio, lodo, incapacidad en contra de sus “rivales”, porque en México se consideran eso, enemigos, cosas a las que hay que aplastar cual asquerosa cucaracha, porque su nivel académico, propositivo, de vocación de servicio, de valores éticos y morales, no les da para conocer el término oponente, (que tiene una opinión contraria a la de otra persona o grupo) y asumen que son un estorbo para sus intereses; no, una posibilidad de demostrar con razonamiento, sensibilidad, honestidad, transparencia y limpieza, para debatir y exponer con ideas reales y creíbles sus posturas, planes realizables de gobierno, honorabilidad y credibilidad.

No es de hoy, desde siempre las pre y campañas político/electorales son la oportunidad de ofender, denostar, agraviar al candidato de oposición, humillándolo con palabras, mentiras e insultos, tratando de “convencer” al electorado que el malo es aquel, que “yo soy la esperanza y la mejor opción”, sin  mirarse al espejo y recordar la causa de corrupción que cada uno de los aspirantes arrastra… no se salva uno solo. Todos son igual.

Para su mala suerte, partidos, candidatos, instituciones electorales (especialmente INE, TEPJF, FEPADE) están exhibidas en las Redes Sociales, por parciales, corruptas e incapaces, y aunque intenten enjugar su pestilente cara, a estas alturas de la vida, es imposible. Su pasado los condena, están a un tris de que los mexicanos optemos mejor por candidaturas independientes, ciudadanas, apartidista, porque estamos cansados, hartos, hasta la madre de los partidos y sus nefastos candidatos, que no representan al pueblo, obedecen sólo a los cotos, cuates y cuotas, de los corruptos institutos políticos.

La elección de 2018 será el parteaguas de una nueva era ciudadana, la que paulatinamente asume el rol de control y desarrollo, ante una pasiva, incapaz, corrupta y negligente autoridad que nada más no da una y mantiene prepotencia en lugar de coordinación, conciliación y liderazgo en todos los órdenes de la vida del país.

Se ha luchado en la sociedad por eliminar, por desterrar el sistema partidista de gobierno, que durante casi 9 décadas (PRI, PAN, PRI) ha desgraciado la calidad de vida de los mexicanos ¿cómo? Sería ocioso y alargado explicar todo, pero con mencionar sólo dos palabras (que son el ADN de los partidos, sus  políticos y  gobernantes) comprendemos el hartazgo y el ¡basta ya! de estos vividores del erario público: corrupción e impunidad. Ustedes conocen sus historias.

Todo este preámbulo es para detallar los bodrios de acciones que ya realizan el PRI, el PAN, PRD y Morena para desprestigiar al “enemigo”… a la asquerosa cucaracha que se tiene que aplastar.

De los sismos del 7 y 19 de septiembre, ampliamente informado, los partidos sacaron raja política, con la intención de exhibir incapacidad para gobernar, corrupción, negligencias y “control” de la situación. Por ejemplo, el Sistema (Enrique Peña Nieto, Osorio Chong) tiene con el pie en el cuello al incapaz Jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera,  a quien le han retrasado, condicionado, escondido los recursos económicos del Fonden para exhibirlo ante los capitalinos y el resto del país, como un gobernante inútil, que no reacciona ante la tragedia, y resaltan la capacidad de reacción de la ciudadanía, que encabezó las labores de emergencia, de remoción de escombros, de salvamento de damnificados vivos y la atención alimentaria a los socorristas, voluntarios, etc.

 

Pero Mancerita abonó a sus propias incapacidades. Su error fue, en los momentos de angustia, de crisis, de emergencia, de pavor, encerrarse en su C5 para mirar en sus múltiples pantallas como la ciudadanía hacía el trabajo que no fue capaz de encabezar.

De eso se agarró el Sistema y… a darle, a exhibirlo ¿Por qué?, por su descabellada aspiración presidencial… Ahora Miguel Ángel Mancera es el hazmereir de propios y extraños.

El propio Sistema (PRI) se abalanzó en contra del Gobernador, perredista, de Morelos, Graco Ramírez, a quien le tendió la cama con el hurto, control, almacenamiento de ayuda humanitaria (ampliamente difundido) para aplastarlo, exhibiendo al PRD y sepultando su aspiración de contender a la candidatura presidencial de 2018.

El gobierno de Peña Nieto también trae lo suyo, y fue motu proprio, cuando la señora Angélica Rivera, posó para la televisión y fotógrafos cargando una caja vacía, aparentemente una despensa, que la sociedad donó, pero malévolamente le pusieron una etiquetota del DIF Nacional, que se interpretó como populismo y oportunismo; es decir, “hacer caravana con sombrero ajeno”

Más aún, en otro escenario mediático, digno de la influencia de Televisa, a la misma ex actriz, le montaron una mesa con artículos de primera necesidad (bolsas de arroz, frijol, sopas, azúcar; galletas, aceite, latería, leche, chocolate, etc.) obsequiados por el pueblo, para que se luciera mostrando su preocupación por los damnificados… nadie le creyó.

Pese a estas conmovedoras escenas del primer círculo peñista en Los Pinos,  el abandono de  comunidades apartadas en los Estados de Oaxaca y  Chiapas, por el sismo del 7 de septiembre, y en Veracruz, Tabasco, Guerrero. Poblados de Puebla, Morelos, Ciudad de México es alarmantemente insultante, denigrante, vergonzoso por parte de Osorio Chong y su Protección Civil Nacional que a más de un mes de los impactos, el Sistema no suelta los dineros para ese fin y las humildes construcciones de adobe, lámina, troncos, lianas y hojas de palma o coco, siguen abandonadas a su suerte.

Esto la ciudadanía no lo olvida. Dinero hay, del Fonden, de partidas presupuestales, de donaciones humanitarias, de la quita millonaria a los corruptos partidos, políticos, pero ese recurso está pasivo, duerme el sueño de los justos. Ya se cumplió un mes del golpe a Oaxaca y Chiapas, y esta semana el de CDMX, Puebla, Morelos  y las cosas siguen igual de peor, no hay acción, sólo declaraciones, choros, rollos, peroratas, no actuación.

Que están pensando más de 55 mil oaxaqueño de comunidades como Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo, San Mateo del Mar, Ixhuatan, Guevea y otras,  de la región del Istmo, cuyas casas son ruinas y hasta ahora no ha llegado la ayuda oficial para retirar escombros y re empezar una nueva vida construyendo sus casas.  ¿Alguien en esos lugares querrá saber del PRI, Morena, PAN, PRD? ¡nadie! porque en los momentos de emergencia los dejaron solos.

En fin. Esto justamente es lo que NO mencionan los partidos políticos en sus alharacas,  sus discursos, que seguro serán su bandera cuando salgan a mendigar el voto. Nuevamente a ofrecer, prometer, a firmar ante notario público que “lo cumplirá”… aunque no sea verdad.

Pero ya no le tomarán el pelo a los electores. La era del discurso fácil, vacío, mentiroso, llegó a su fin. Para su desgracia la Redes Sociales son el escudo y la evidencia de las falacias, los compromisos banales, porque ahora el engañado tiene esta herramienta para evidenciar los agravios del mitin, de la concentración y el discurso. No. Ya no será posible armar campañas con regalos, lonches, gorras, camisetas, dádivas y más. Primero porque ya nadie cree en ellos.

Segundo, porque cuando más los necesitaron para remover escombros, sacar del cascajo gente con vida, rescatar un muerto o llevar alimento en esos días terribles, los partidos, diputados, senadores, asambleístas, políticos, dirigentes, funcionarios, etc. ignoraron la urgencia. Mostraron indiferencia hacia sus “electores”, aquellos que hace 3 y 6 años prometieron representar y se desgarraron las vestiduras por un voto. Tres y seis años después, la realidad: a los partidos políticos y sus (entonces) candidatos  les valió madres la suerte y desgracia del damnificado.

No sé con qué cara (Ah, sí la del cinismo) los candidatos en 2018 se presentarán en mítines, concentraciones, recorridos o reuniones a prometer y pedir el voto. Por fortuna sólo serán 90 infernales días de campaña, pero ese tradicional derroche de dinero, tiempo, espacios en radio, televisión, diarios, internet; promesas, ofertas y mentiras de candidatos, dará un giro diametral en 2018, porque la sociedad está agraviada, engañada, insultada, ignorada, menospreciada.

Los actos de corrupción, cientos, sólo cito algunos: Casa Blanca, Javier Duarte, César Duarte, Luis Videgaray, Osorio Chong, Carlos Romero Deschamps, Odebrecht, Lozoya Austin, Luis Miranda Nava, Rosario Robles Berlanga, Socavón/Ruiz Esparza, INE, Alfredo del Mazo Maza, etc. serán el estigma del sexenio fallido de Peña Nieto, del PAN, PRD. PRI, Morena, de quienes los mexicanos estamos ¡hasta la madre!

Si la frase “2 de Octubre no se olvida! sigue vigente, ahora ¡sexenio priista y partidos políticos  nos los necesitamos!… Nos vemos el 1 de julio de 2018, en las urnas

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU)

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1