Arturo Pérez-Reverte, una aventura en cada historia

Tomado del sitio www.elperiodico.com
Tomado del sitio www.elperiodico.com

Por Pedro Venegas

Alicia pensó: “Vaya, de momento parece complacido”, y prosiguió: –¿te importaría decirme, por favor, qué camino debo tomar desde aquí? –Eso depende en gran medida de adónde quieres ir, -dijo el Gato. –¡No me importa mucho adónde…! –dijo Alicia. –Entonces, da igual la dirección –dijo el Gato. Añadiendo: ¡Cualquiera que tomes está bien…!

–¡Gracias añadió Alicia a modo de explicación.

-¡Ah!, dijo el gato: –ten la seguridad de que llegarás, sobre todo si caminas bastante, añadiendo: ¡…Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces!”

Lewis Carroll (1832-1898)

A pesar de no ser su obra maestra, “La piel del tambor” es la novela de Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez que más me cautivó. Contemporánea, ágil y con un buen toque de suspenso, hace del lector un paseante por un mundo de aventuras, mismas que inician con el ingreso de un hacker al sistema de cómputo del Vaticano para denunciar un homicidio cometido dentro de una pequeña iglesia en España.  Fue entonces cuando este novelista me llamó la atención, fue entonces también cuando quise saber más de su vida.

Conocí a Pérez-Reverte a través de mi amigo el doctor Luis F. Aguilar, politólogo, experto en políticas públicas, mi jefe en aquel entonces en la Coordinación de Asesores de Gobernación, yo leía en aquel momento a Mario Vargas Llosa con “Los cuadernos de don Rigoberto”, autores con una separación de gran distancia en obra y estilo pero relevantes los dos al fin de cuentas, hoy el español es uno de mis autores de cabecera.

Considero que un buen ejemplo de lo que debe ser un escritor maduro, auténtico y propositivo es Pérez-Reverte, polifacético novelista español y narrador de historias, originalmente periodista, antiguo corresponsal de la televisión española y reportero destacado en diversos conflictos armados y guerras, mismos que le hicieron obtener un gran criterio sobre la redacción de sus obras al conocer tantas historias, vidas y muertes, lo que también lo hizo descriptivo y hábil en la narrativa.

Es el autor de la saga “Las aventuras del capitán Alatriste nació en Cartagena, España, el 25 de noviembre de 1951, tiene 65 años de edad. Es licenciado en Periodismo, durante los tres primeros años de esta carrera cursó también estudios de Ciencias Políticas. Ejerció como reportero de guerra durante 21 años (1973–1994). Hizo sus pininos en el diario Pueblo, donde permaneció 12 años.

Por aquel tiempo, junto a su compañero Vicente Talón, fundó la revista Defensa, que salió a la venta en abril de 1978, y de la que fue Redactor Jefe hasta que sus compromisos como corresponsal lo obligaron a dejar la editorial. Tras la desaparición del periódico Pueblo, donde inició su carrera, pasó a Televisión Española (TVE), donde ejercería durante otros nueve años como reportero hasta 1994.

A principios de los años 90, al mismo tiempo que en la televisión, presentó en Radio Nacional de España La ley de la calle, un programa de radio, en horario nocturno, en el que se daba cabida a numerosos personajes de diversos ámbitos, la mayoría de las veces marginales, razón por la que fue clausurado por Jordi García Candau, director de RTVE.

En ese mismo ambiente, fue presentador en 1993, del programa Código uno, sobre la actualidad de la “crónica negra”, en la Televisión Española, programa del que fue teniendo una visión contraria al sentido en que los productores le indicaban por ello renegó públicamente y abandonó por considerar que contenía “basura”.

Tuvo que regresar a trabajar como reportero de guerra, Pérez-Reverte, sin embargo, presentó su dimisión a la Televisión Española (TVE) en abril de 1994, al enterarse de que se le pretendía “abrir expediente por justificar gastos en zonas de guerra con facturas falsas”, acusación (según entendió) basada en unas líneas de su novela Territorio comanche.

Como corresponsal de guerra cubrió conflictos armados en Chipre, Líbano, Eritrea, el Sáhara, las Malvinas, El Salvador, Nicaragua, Chad, Libia, Sudán, Mozambique, Angola, el Golfo Pérsico, Croacia, Bosnia, entre otros. Sin embargo, de todas ellas la Guerra de Eritrea, de 1977, lo marcó especialmente ya que la cita en varias ocasiones en sus artículos y en su novela Territorio comanche. Pérez-Reverte cuenta que estuvo desaparecido, incluso meses, y consiguió sobrevivir gracias a sus amigos de la guerrilla y a tener que usar las armas para su defensa.

Al renunciar a los medios de comunicación abandonó su trabajo de periodista y se dedicó en exclusiva a la literatura. La primera novela que publicó, con poco éxito, fue “El húsar” en 1986, ambientada en el siglo XIX, a la que siguió dos años después “El maestro de esgrima”, cuya acción transcurre en el Madrid. La siguieron: “El club Dumas” y “La tabla de Flandes”, que fueron las que lo hicieron conocido, en esta última ya mezclaba el suspenso y la intriga con gran atino.

Poco a poco fue agarrando fuerza como escritor pero su momento cumbre fue cuando publicó, en 1996, “El capitán Alatriste”, novela que daría comienzo a la saga que ha convertido a Pérez-Reverte no solo en un creador de best sellers, sino también en un autor que profesores de Historia recomiendan a sus alumnos.

Su record de publicaciones es de 21 novelas y varias colecciones de artículos. Sus novelas El maestro de esgrima, La tabla de Flandes y El club Dumas han sido adaptadas al cine con éxito, esta última con el título de La Novena Puerta y bajo la dirección de Roman Polanski. En 2006 se estrenó la película Alatriste de Agustín Díaz Yanes, basada en su serie de novelas de El capitán Alatriste, y en 2007 “La carta esférica”, dirigida por Imanol Uribe.

Respecto a sus reconocimientos como literato destacan su ingreso en la Real Academia Española el 12 de junio de 2003, para ocupar el sillón T (vacante desde el fallecimiento del filólogo Manuel Alvar en 2001) o su nombramiento como doctor honoris causa por la Universidad Politécnica de Cartagena, el primero otorgado por esta universidad, el 18 de febrero de 2004.

La adaptación televisiva en formato de telenovela de su obra “La Reina del Sur”, en la que participó la mexicana Kate del Castillo, ha sido un éxito en Estados Unidos, sin embargo, en España no le fue muy bien que digamos, incluso el propio Pérez-Reverte la criticó duramente por Twitter.

No todo era brillo en la carrera del español, sus problemas con productores, directores y guionistas no terminan y en mayo de 2011, la Audiencia Provincial de Madrid condenó a Pérez-Reverte y Manuel Palacios, director y coguionista de la película Gitano, a pagar 80,000 euros de forma solidaria al cineasta Antonio González-Vigil, quien los demandó por supuesto plagio del guion de la película estrenada en el año 2000.

También fue columnista y desde el 6 de junio de 1993 escribe en el suplemento dominical de los diarios del grupo Vocento —El Semanal, ahora XLSemanal—, llamada Patente de corso, que empezó llamándose A sangre fría, si bien ya había escrito algunos artículos en esta misma revista en 1991 de forma esporádica. Y para México su aportación desde España fue en el diario Milenio donde cuenta con una total libertad de escribir del tema que guste opinar.

Nadie sabe cuándo inicia su verdadera vocación hasta que se da cuenta de que lo que hace es lo que más le gusta en la vida. Situación que le ocurrió a nuestro autor en comento, tuvo que pisar por los caminos del periodismo impreso, radio y televisión para darse cuenta que su verdadera vocación era ser escritor y por eso hoy reconocemos que “¡…Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces!”, como lo decía aquel sabio Gato de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1