Hasta siempre doctor Drucker

Por Pedro Venegas

¿Conoció usted a Mohamed Ali o escuchó hablar de él? Fue una de las grandes figuras del boxeo, el mejor de todos los tiempos, dicen algunos. El tres veces campeón mundial de peso pesado, cuyo nombre original fue Cassius Marcellus Clay Jr., quien perdió su principal pelea contra una enfermedad progresiva y mortal, padeció mal de Parkinson.

Los doctores describen al Parkinson como un desorden neurológico progresivo que se caracteriza por la pérdida del control muscular, siempre acompañado de temblores (especialmente en las extremidades), dificultad en el habla, fatiga extrema e imposibilidad para realizar las labores cotidianas más elementales.  

Imagine usted apreciable lector que para comer su sopa tendría que recurrir a otra persona o familiar porque de hacerlo con sus propias manos nunca comería, todo el contenido de cada una de sus cucharadas quedaría sobre la mesa o el suelo y así sería con todas sus actividades. Una vida difícil y lamentable.  

Alí recurrió a toda clase de especialistas y tratamientos, entre los últimos, lo trajo al Centro Médico La Raza, en México, donde el doctor Ignacio Madrazo practicó, desde 1986, el método quirúrgico más novedoso y revolucionario visto, hasta ese momento, y se habían probado para curar esta enfermedad.

A pesar de que esta operación representaba la mejor y tal vez la única esperanza que tenía el boxeador de curar su mal, adquirido por los 175 mil golpes que recibió de sus adversarios durante los 20 años que pasó en el cuadrilátero, se  retiró en 1980, el ex campeón mundial resolvió seguir el consejo de sus médicos de no someterse al tratamiento de Madrazo, pues su enfermedad no se encontraba, para ese tiempo, un estado grave y avanzado. Sin embargo, tiempo después murió.

Los años han pasado y tanto la ciencia como la medicina han avanzado, uno de nuestros prodigios en este sentido ha sido el doctor emérito René Raúl Drucker Colín, quien se destacó por hacer amplias investigaciones en ese campo. El Secretario de Ciencia y Tecnología de la Ciudad de México, nombrado por Miguel Ángel Mancera, fue un pilar de la medicina sobre el tema del Parkinson. Lamentablemente el doctor Drucker falleció este domingo 17 de septiembre, a los 80 años de edad.

¿Quién fue René Drucker? Nació el 15 de mayo de 1937, fue un científico, investigador y articulista mexicano; especializado en Fisiología y  Neurobiología. Colaboró de forma regular como articulista  en periódicos y revistas. Contaba con un público amplio en el sector médico, de platica ligera y culta, comprensivo y buen ser humano.

Realizó sus estudios de licenciatura  en la carrera de Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México, una maestría en la Universidad de Illinois  y un doctorado en la Escuela de Medicina de Saskatchewan, Canadá.

Como docente dirigió más de 50 tesis de Licenciatura, Maestría y Doctorado, como investigador publicó más de 400 artículos de investigación y de divulgación, los cuales han sido citados cerca de 4,000 veces.

En la Universidad Nacional Autónoma de México fue jefe del departamento de Neurociencias del Instituto de Fisiología Celular de 1985 a 1990, jefe del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de 1991 a 2000, coordinador (vice-rector) de la Investigación Científica de febrero 2000 a diciembre 2007. Fue Investigador Emérito del Instituto de Fisiología Celular y fue titular de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia.

“En 1987 Drucker Colín y su grupo publicaron en el New England Journal of Medicine el artículo “Open microsurgical autograft of adrenal medulla to the right caudate nucleus in two patients with intractable Parkinson’s disease”. Los hallazgos contenidos en el artículo provocaron un gran revuelo que culminó con una entrevista en The New York Times

Fue presidente de la Academia Mexicana de Ciencias de 2000 a 2002, fue miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República y fue Investigador Nacional de Excelencia y Emérito del Sistema Nacional de Investigación.

Por su capacidad y reconocimiento internacional, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, lo nombró secretario de Ciencia y Tecnología en diciembre de 2012.

La UNAM lamentó el fallecimiento en su cuenta oficial de Twitter y recordó que Drucker fue investigador emérito de la máxima casa de estudios.

Contaba con estudios en sicología por parte de la UNAM, una maestría en la Universidad de Illinois y un Doctorado en Fisiología en la Universidad de Saskatchewan, Canadá.

Una de sus mayores pasiones era practicar deportes, de joven fue corredor, disciplina que dejó porque se lastimó una rodilla, aunque siempre soñó con ser un atleta. Invertía varias horas al día en el gimnasio, lo que le permitió tener una gran corpulencia.

Dejó en construcción el primer Centro de Estudios de la Vejez, así como la primera clínica especializada en atención del Alzheimer. Hombre de mucha experiencia y conocimiento de la medicina, de nobleza y humanidad, un buen amigo. Hasta siempre doctor Drucker.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1