James Jones, un paso de aquí a la eternidad

Por Pedro Venegas

Hay hechos que nos marcan en nuestra vida, momentos que dejan huella y que nunca se borran, instantes de dolor o de alegría que están siempre presentes en nuestra existencia y además los vamos reflejando día con día.

Hablo de las situaciones que se manifiestan en las cosas que hacemos o que decimos y muchas veces aparecen en cada uno de nuestros actos, este es el caso del escritor al que nos dedicaremos hoy y que no sólo expresó al mundo lo que sentía, también triunfó con ello, su nombre: James Jones.

Jones nació en Robinson, Illinois, el 6 de noviembre de 1921, en el seno de un hogar modesto pero agradable, siempre fue un niño inquieto y analítico, nunca se quedó con una pregunta, nunca permitió que lo ignoraran.

Hoy han pasado 40 años de su muerte, James Jones vio el fin de sus días en Southampton, Nueva York, el 9 de mayo de 1977. Fue un escritor estadounidense, autor de la novela “De aquí a la eternidad” (1951), de la que se haría una famosa película y varias versiones televisivas a principios de los 80.

En esta película, el soldado Prewitt (encarnado por Montgomery Clift) es trasladado en 1941 a Hawaii. Su nuevo capitán sabe que es un buen boxeador y quiere que luche representando a la compañía. Sin embargo, Prewitt ha dejado el boxeo y se niega a participar. El capitán da orden a sus subordinados de que le hagan la vida imposible, con la idea de que cambie de parecer.

Maggio (cuyo papel lo realizó Frank Sinatra), el amigo de Prewitt, tiene enfrentamientos con uno de los sargentos, lo mandan castigado seis meses, escapa y muere en el intento. Mientras Prewitt se enamora de una empleada del club del Ejército. Sin que nadie sospeche nada, el ataque de los japoneses a Pearl Harbor fue inminente.

James Jones vivió la guerra, formó parte del Ejército en 1939  y sirvió en la División de Infantería Nº 25 antes y durante la Segunda Guerra Mundial, primero en Hawaii  y después en Guadalcanal, donde fue herido en combate.

El sonido de los disparos silbando cerca de su cabeza, el rugir de las bombas cayendo por todas partes, sangre y heridos a su paso, incluso él mismo sufrió el dolor de una herida, la guerra marcó su vida y su destino. Tenía 18 años cuando se enlistó en el Ejército, donde estuvo por cinco años.

Su experiencia durante la guerra inspiró las obras por las que sería reconocido, tales como “La delgada línea roja” (1962), probablemente su mayor logro, en la que narra sus experiencias en la batalla de Guadalcanal, y que ha conocido dos adaptaciones para el cine (en 1963 y en 1998); y su última novela, “Silbido” (1978), donde narra su regreso y recuperación en un hospital en Estados Unidos,  y que fue completada por Willie Morris, su amigo.

En lo que corresponde a el título de “La delgada línea roja” (The thin red line) se refiere a una cita -en las páginas iniciales de la novela- sobre que “solo una delgada línea roja separa el heroísmo de la locura”, es necesario estar loco para ser un héroe, esa es la verdadera interpretación. También se realizó una película sobre este libro, sin embargo, y como en muchas ocasiones, el libro superó con creces a la película que le dió la fama.

En honor a la verdad, el libro es muy entretenido y narra unas acciones ficticias en un escenario real. Cuenta con muchos personajes de los que va dando rasgos y se centra en algunos pocos. Es como si fuese una persona que llega a una compañía de 200 hombres, conoce a algunos de cerca y al resto de refilón. A pesar de contar con tantos personajes no se pierde la coherencia y narra la llegada como novatos y el desarrollo de la campaña con una buena cantidad de acción.

Con el mismo tema bélico, escribe sobre el intento de readaptación de un ex-soldado a la vida civil, esto lo hace en su segunda novela “Como un torrente” (Some came running, 1957). Una obra corta o relato largo, ambientada en el Ejército de los años ’40.

Asimismo, “La Pistola” (The Pistol, 1959), como en casi toda su obra, uno de los  protagonistas es el Ejército, el intercambio de hechos, lo que hacen de él los hombres, y qué les hace él a ellos. Con un carácter especial y fuerte personalidad, consiguió penetrar en la psicología de sus personajes. En la actualidad está considerado un autor de culto, con una referencia literaria singular.

Destacado en su género, fue ganador de un National Book Award en 1952. Jones no gozó en un principio del favor de la crítica, pero acabó convirtiéndose en uno de los autores fundamentales para comprender la América posterior a la guerra.

Escritor invariable realizó –desde 1951- constantes estrenos de obras, tales como:

  • 1951 De aquí a la eternidad
  • 1957 Como un torrente
  • 1959 La pistola
  • 1962 Morir o reventar / La delgada línea roja
  • 1967 El hacedor de viudas
  • 1968 The ice-cream headache and other stories
  • 1971 Merry month of may (El alegre mes de mayo)
  • 1973 A touch of danger
  • 1974 Viet journal
  • 1975 WWII
  • 1978 Whistle (Silbido)

 

Pocos son los libros que son superados por las películas, a James Jones no le sucedió, sus textos fueron mejores. Muchas han sido las películas que basadas en un libro, han conseguido importantes premios, varios les tocaron a las películas basadas en sus obras.

El mayor de esos premios, o al menos el más prestigioso a nivel comercial es el que da la Academia estadounidense de cine, conocido comúnmente como premio Oscar, mismos que les tocaron a películas basadas en sus libros.

Vivir una guerra puede marcar a la gente más allá del tiempo y el espacio, de los días, de los meses, de los años, pero esta huella puede dejarnos algo bueno como la inspiración y permitirnos realizar grandes obras que al tocar los pensamientos y los sentimientos de todos, se convierten en ejemplos, en proezas, en galardones de vida y si no pregúntenle a James Jones, un escritor que dejó huella.

“Cuando leo la gran literatura, gran drama, discursos o sermones, siento que la mente humana no ha logrado nada más grande que la capacidad de compartir sentimientos y pensamientos a través del lenguaje”, señaló en alguna ocasión el escritor estadunidense James Jones.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1