La manzana del arcoíris

 

Por Pedro Venegas

Para quienes gustan descubrir hechos o datos insólitos, hoy les tengo uno de ellos que me llamó la atención. En mi recorrido rutinario de los múltiples portales de la Internet me detuve en una imagen que me hizo reflexionar ¿Qué significa el logo de la empresa de computadoras Apple? Recuerden que es una manzana mordida iluminada como el arcoíris (con seis barras de colores en forma horizontal), bueno pues ella tiene una explicación que va más allá que su simple imagen curiosa para computadoras.

Steve Jobs, accionista mayoritario y prácticamente dueño de Apple, decidió que ese fuera el logo en memoria de uno de los genios matemáticos creadores de las computadoras más destacados de la humanidad: Alan Mathison Turing.

La decisión de Jobs iba más allá de un simple capricho, conoció la biografía de Turing y decidió que ese sería el emblema perfecto para sus computadoras.

¿Pero qué tiene que ver una manzana mordida con Alan Turing? 

Este genio nació en PaddingtonLondres23 de junio de 1912 y murió en Wilmslow,Cheshire7 de junio de 1954, a los 42 años de edad.

Fue matemáticológicocientífico de la computacióncriptógrafofilósofo, maratoniano y corredor de ultra distancia. Fue además considerado uno de los padres de la informática moderna. Proporcionó una influyente formalización de los conceptos de algoritmo y computación.

Durante su infancia, el matemático británico pasó gran parte de su infancia en la India dado que su padre trabajaba en la Administración Colonial del país. Siendo muy pequeño todavía, Turing mostró un gran interés por la lectura, se cuenta que aprendió a leer por sí solo en tres semanas, por los números y los rompecabezas.

Dada su capacidad, sus padres lo inscribieron en el colegio St. Michael cuando tenía seis años; su profesora se percató enseguida de la genialidad de Turing. Sus ansias de conocimiento y experimentación llegaban hasta tal punto que a los ocho años, atraído por la química, diseñó un pequeño laboratorio en su casa.

Aquel niño de mirada vivaz, originalmente debilucho y quien luego se convertiría en un atleta, tuvo que sufrir por la incomprensión de sus educadores. Su visión era tan grande y futurista que su carrera escolar estuvo señalada, por un lado, por sus enormes aptitudes y su facilidad por las matemáticas y, por el otro, por su carácter inconformista que le llevaba a seguir sus propias ideas y apartarse del rígido (e ilógico, según su parecer) sistema educativo.

Como dato curioso, cabe decir que Turing recorría alrededor de 90 kilómetros para poder ir a la escuela, dato que nos hace entender cómo, más adelante, además de científico, fue un atleta notable de rango casi olímpico.

A los 15 años, conoció el trabajo de Albert Einstein y, además de entender sus bases, comprendió sus críticas a las Leyes de Newton a partir de un texto en el que no se explicitaba tal cometido.

Poco antes, en 1926, con 14 años, ingresó en el internado de Sherborne en Dorset. Su primer día de clase coincidió con una huelga general en Inglaterra , pero su determinación por asistir a clase era tan grande que recorrió en solitario, con su bicicleta, los más de 96 kilómetros que separaban Southampton de su escuela, pasando la noche en una posada. Tal hazaña fue recogida en la prensa local.

Durante la segunda guerra mundial, trabajó en descifrar los códigos nazis con mucho éxito, particularmente los de la máquina Enigma, y durante un tiempo fue el director de la sección Naval Enigma de Bletchley Park pudiendo predecir los ataques alemanes y salvar vidas. Se ha estimado que su trabajo acortó la duración de esa guerra entre dos y cuatro años. 

Tras la guerra, diseñó uno de los primeros computadores electrónicos programables digitales en el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido y poco tiempo después construyó otra de las primeras máquinas en la Universidad de Mánchester.

En el campo de la inteligencia artificial, es conocido sobre todo por la concepción del test de Turing (1950), un criterio según el cual puede juzgarse la inteligencia de una máquina si sus respuestas en la prueba son indistinguibles de las de un ser humano.

Sus compañeros de trabajo y amigos llegaron a considerarlo un tanto raro o desquiciado, y en muchas ocasiones no lograban entenderlo. Altamente perfeccionista, Turing llego a repetir los cálculos en la computadora Enigma cientos de veces.

Sin embargo, un lamentable destino lo perseguía, la brillante carrera profesional de Turing se vio truncada cuando lo procesaron por su homosexualidad en 1952. Arnold Murray, el amante de Turing, ayudó a un cómplice a entrar en la casa de Turing para robarle. Turing acudió a la policía a denunciar el delito. Durante la investigación policial, Turing reconoció su homosexualidad, con lo que se le imputaron los cargos de «indecencia grave y perversión sexual» (los actos de homosexualidad eran ilegales en el Reino Unido en esa época), los mismos que sufrió Oscar Wilde más de 50 años antes.

Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado. Según su ampliamente difundido proceso judicial, se le dio la opción de ir a prisión o de someterse a castración química mediante un tratamientohormonal de reducción de la libido. Finalmente escogió las inyecciones deestrógenos, que duraron un año y le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos o un apreciable aumento de peso, que lo condujeron a padecer disfunción eréctil.

Finalmente es envenenado con una manzana, de ahí el logo escogido por Steve Jobs para la empresa Apple. Una manzana que dio fin a la vida de un hombre brillante que su única culpa fue ser homosexual, para vergüenza de la humanidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1