Marsella en las garras de la mafia

Por Pedro Venegas

No es difícil imaginar que existe delincuencia (la presencia de la Mafia) en todos los países del mundo, claro en unos más que otros, hasta aquellos que se declaran con “cero” criminalidad algún día llega a suceder algo, sin embargo, cuando te encuentras en un lugar paradisiaco como Marsella te parece más que increíble.

Esta es la historia desarrollada en un thriller político contextualizado en la ciudad de Marsella en plena precampaña de las elecciones municipales del lugar. Primera producción propia europea de ‘Netflix’ protagonizada por Gérard Depardieu.

Me llamó fuertemente la atención esta historia porque parece tema de moda,  la corrupción y las tropelías del poder, varias en la política, han puesto en boga -desde hace unos años- las series sobre esta temática: ‘House of Cards’, ‘Borgen’, ‘Boss’, ‘1992’, ‘Veep’, ‘Crematorio’ o ‘Scandal’, entre otras.

Desde ‘The West Wing’, ficción de referencia para muchos, se han producido varias y diferentes series con el inquietante tema. He de confesar que me gustan mucho este tipo de series, disfruto tratando de adivinar lo que va a suceder o quién es el culpable, el traidor o el malo.

En este caso, el día 15 de mayo ‘Netflix’ estrenó ‘ Marseille’ una producción propia que viene desde Francia. Un buen intento diría yo, de engancharse al tren de las ficciones políticas.

Marseille, hermoso puerto francés, venía llamando mucho la atención desde hace tiempo, de hecho, se llegó a leer por internet que venía a ser la ‘Borgen’ (es una serie televisiva danesa de ficción emitida por la cadena pública) francesa. Su creador es el escritor y actor francés Dan Franck pero, sin duda, el nombre que llama más la atención a nivel internacional es Gérard Depardieu que protagoniza la serie. Un actor de renombre con una producción muy cuidada para ganarse al público internacional.

Con la intención de dar un panorama de lo que ha sido la historia de este puerto, habría que decir que Marsella es una ciudad portuaria del sur de Francia, capital del departamento  de Bocas del Ródano  y de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Es la segunda ciudad más poblada de Francia con 859 543 habitantes hasta hace poco, principal centro económico y mayor metrópoli del Mediodía francés, agrupando cerca de un millón 605 000 habitantes en su área urbana, siendo la tercera mayor del país, tras París y Lyon.

De gran esplendor, Marsella es el puerto comercial más importante de Francia y del Mediterráneo, tercero en relevancia de Europa tras Róterdam y Amberes, centro de importante actividad industrial especializado en la petroquímica y el refino de petróleo, construcción naval e industrias diversas, es también un nudo de comunicaciones en el que confluyen las rutas entre París, Italia, Suiza y España. Marsella es sede de un arzobispado  y centro universitario de primer orden fundado en 1409.

Respecto de la presencia de la Mafia en el puerto, diremos que los primeros laboratorios de heroína fueron descubiertos en Marsella en 1937, y pertenecían al mafioso corso Paul Carbone. Esta primera trama de fabricación y venta de droga era el embrión de lo que más tarde se conocería como la “Conexión francesa”, cuya existencia tuvo fama tras fronteras.

Históricamente, el origen de la materia prima se situaba en Turquía, donde se permitía la producción de opio para su venta a las compañías químicas para la fabricación de productos legales. Sin embargo, los campesinos vendían igualmente sus excedentes a los narcotraficantes, quienes transformaban la pasta de morfina en heroína y la transportaban a los Estados Unidos. La heroína así obtenida, principalmente en Marsella, era famosa por su pureza, que podía alcanzar el 98%, frente al 60-70% de la mayor parte de productores, de ahí su gran consumo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la mafia corsa comenzó a colaborar con la CIA de Estados Unidos para impedir que los comunistas franceses controlasen el puerto de Marsella. En esta época, la primera aparición significativa de la “Conexión francesa” en Estados Unidos se produjo el 5 de febrero de 1947, cuando un pequeño alijo de unos tres kilos fue localizado en posesión de un marino de un carguero francés  que desembarcaba en Nueva York, así la historia del gran consumo de droga por parte de los estadounidenses comenzó.

Pronto se hizo evidente que la “Conexión francesa” estaba creciendo considerablemente, no sólo aumentando su proporción en el negocio del tráfico de drogas internacional, sino mejorando notablemente sus técnicas de producción y distribución. El 17 de marzo de 1947  la policía se incautó de 13 kg de heroína en el barco St. Tropez, y el 7 de enero de 1949, de otros 23 kg encontrados en otro barco de origen francés, el Batista.

Regresando a nuestra serie en comento, debemos explicar sobre su trama que Robert Taro (Gérard Depardieu) tras 20 años en la alcaldía de la ciudad tiene todo orquestado y preparado para su retirada de la vida política: un casino que renovará por completo el desfasado puerto marítimo, convirtiéndose en leyenda, y un pupilo de Taro, Lucas Barrés (Benoit Magimel) como su sucesor perfecto. Sin embargo, algo falla cuando Lucas traiciona a su padre político y los oscuros intereses de la Mafia salen a la luz. Entonces, la carrera por la alcaldía se convertirá en algo muy peligroso y lleno de traiciones.

Con el paso de los capítulos se ven más los sentimientos miserables  de los personajes políticos, a una serie impecable en su fotografía HD y en su actuación. El texto es un compendio de giros del guión: amor, pasión, sexo, drama, violencia y excelentes tomas de Marsella.

Gérard Depardieu está simplemente correcto y quizás el mejor de un reparto desconocido, sin embargo, hay mucho que rescatar de la serie. No la cito como la mejor pero si como algo digno de ver.

Concluye dejando entrever la posibilidad de una continuación, la cual vería con gusto y acompañado de unas buenas palomitas de maíz. Necesariamente mucho tendrían que cambiar las cosas para hacer de la segunda temporada de gran éxito.

Obviamente la realidad supera a la ficción, el uso de explosivos y atentados terroristas hablan de una organización criminal dispuesta a todo, sin embargo, también sufren derrotas como la suscitada en octubre de 2014, cuando la Policía Nacional, en colaboración con la policía francesa, desarticuló un grupo organizado vinculado a la mafia marsellesa que estaba afincado en la Costa Brava. Durante la operación se detuvo a ocho personas y se incautaron 420 kilos de cocaína en Tarragona, así como armas automáticas de guerra y chalecos antibala.

La banda se valía de empresas pantalla para introducir en España, a través del puerto de Barcelona, cocaína procedente de Suramérica. Las investigaciones se iniciaron en noviembre de 2013, después de que la policía tuviera conocimiento de la existencia de este grupo criminal procedente de Francia y con conexiones internacionales.

En cualquier parte del mundo la violencia causa dolor, angustia, desesperación. La pérdida de vidas parte el alma y envilece el ambiente, mientras se trate de una serie televisiva no hay problema, sin embargo, hablar de la vida real es otra cosa porque las heridas difícilmente se cierran. Au revoir Marseille.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1