Okunoshima, una isla sin mujeres

Por Pedro Venegas

Igual que en el cine, la fantasía puede superar a la realidad, la capacidad de asombro nos consigue llegar a lugares inimaginables, sin embargo, en el ejemplo de hoy veremos como la vida misma puede ser más increíble que la ficción. En este caso las preguntas serían: ¿Realmente sabemos en qué planeta vivimos? ¿Conocemos todos sus misterios? ¿Todos sus increíbles rincones?

Okunoshima es una pequeña isla de Japón, como aquellas extensiones de tierra solitaria que aparecen en las historias de Godzilla (dinosaurio con poderes excepcionales), incluso con niebla y ese toque de enigma, está situada en el Mar Interior de Seto, ciudad de Takehara, Prefectura de Hiroshima. Sola y apacible.

Romántica y siniestra, minimalista pero también cargada de imágenes. Es parte de un Japón poético, impregnado de zen, haikús y zakura, aunque también por la tecnología y la adicción por el trabajo, es un lugar paradójico y hasta cierto punto incomprensible para Occidente.

Se puede llegar a ella con algo de complejidad, más para los que vivimos en el continente americano. Es accesible para los turistas mediante transbordador desde Tadanoumi  y Omishima. Su soledad, en ocasiones, produce una sensación de miedo, como que alguien te observa y pudiera salir de entre los árboles.

Para aquellos que lo prefieren, en la isla hay espacios para acampar (eso para quienes soportan que en ocasiones se escuchan ruidos extraños por la noche, incluso gritos), cuenta además con senderos para caminar y lugares de interés histórico y arte que haría de su viaje una emocionante experiencia.

A menudo es llamada “Usagi Shima” (Isla Conejo) debido a los numerosos conejos silvestres que deambulan por la isla, los cuales son bastantes mansos y se acercan a las personas y llegan a comer de su mano.

La razón de la existencia de tantos conejos en la isla tiene que ver con su historia. Okunoshima jugó un papel importante durante la Segunda Guerra Mundial, ya que en la isla se concentró y creó un megalaboratorio donde fabricó armas y el gas venenoso que los japoneses emplearon como arma química en China, cuyos efectos eran probados en los animales.

Junto con la guerra terminó este proyecto; los trabajadores, entonces, liberaron a decenas de conejos que se propagaron hasta habitar una de las islas más extraordinarias aún en Japón.

Otra de las características de esta isla que conforma Japón, tan asombrosa para muchos, es que cuenta con un lugar donde se guardan una serie de piezas de arte (en Naoshima), además de un pueblo donde los zorros son los únicos pobladores.

La más reciente hazaña de la isla sagrada de Okinoshima es que acaba de convertirse (el 16 de julio del presente año) en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, aunque no exenta de polémica, ya que entre sus reglas se encuentra la de no permitir el acceso a mujeres por una tradición religiosa.

Como parte de sus requisitos, sólo 200 hombres al año pueden visitar esta isla del suroeste de Japón, antes de lo cual deben bañarse en sus aguas desnudos para purificarse.

Los escogidos no pueden comer carne de animales de cuatro patas durante su estancia, tampoco pueden llevarse nada de la isla –ni siquiera una pequeña piedra o una fibra de hierba- o hablar de Okinoshima una vez que lo abandonan.

Situada a 60 kilómetros de la costa de Kyushu, Okinoshima acoge tres de los lugares sagrados pertenecientes al Gran Santuario de Munakata, y reúne más de 80 mil ofrendas realizadas a los dioses sintoístas del mar.

La UNESCO ha incluido a la pequeña Okinoshima –de menos de un kilómetro cuadrado- en su exclusiva lista por ser ejemplo excepcional de la tradición de culto de una isla sagrada.

Todos tenemos una historia, buena o mala, nos representa y nos hace ser lo que somos, a veces pilar o en otras el cimiento sobre el que se construye una vida, pero sea cual sea debemos aprender de los errores y sacar la casta, tal y como lo hace esta pequeña isla de Japón que por pequeña que sea tiene mucho que enseñarle al mundo.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1