#Percepciones/Nada peor que un mensaje presidencial

Si ya el anuncio del aumento de precios de la gasolina por parte de la Secretaría de Hacienda fue lo que prendió los ánimos de buena parte de los mexicanos, el mensaje del Presidente Enrique Peña Nieto quiso apagar el fuego de la indignación, litera, con gasolina de “es una medicina amarga” que todos tenemos que recetarnos.

La comunicación del Presidente vuelve a hacer crisis y nuevamente por el propio mandatario y su forma de entender la realidad de un país que está cada vez más en desacuerdo con su mandato y su forma de tomar decisiones.

Hasta el quinto año de gobierno recordó que fueron las anteriores administraciones las que “quemaron” millones de pesos manteniendo el precio de las gasolinas de manera artificial.

Por más explicaciones, voceros, infografías o discursos de regaño a las Enfermeras en su día podrán hacer que el actual gobierno pueda revertir la molestia de la gente.

Es una batalla, al menos en materia de comunicación, que el gobierno ha perdido y seguramente buscará el respaldo de agrupaciones o líderes para evitar su caída en posicionamiento frente a las críticas y descalificaciones que han surgido de todos lados.

El año apenas comienza y el gobierno tiene los focos rojos con una población sumamente enojada y “expertos en caos” que han probado sus capacidades para movilizar gente y “viralizar” mensajes en redes sociales llamando al caos.

La solución no parece estar cerca para el gobierno de Peña Nieto y tendrá que buscar verdaderas acciones que logren revertir el descontento que cada vez más los alejan de mantener el poder en 2017 en las elecciones estatales y no se diga en este 2018 que cada vez más se ve más cerca.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1