Romero Deschamps, el líder sindical más corrupto y opaco del país

Por Luis Repper Jaramillo*

lrepperjaramillo@yahoo.com

Además de corrupto, incapaz, improductivo (en el Senado), impune y mucho, mucho más, el espurio líder del inexistente Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), inexistente porque la empresa Pemex desapareció, el priista Carlos Romero Deschamps, es opaco en el manejo de los ingresos y egresos de las cuotas de los asalariados de la ahora Empresa Productiva del Estado (EPE).

La historia negra del Senador tricolor por Tamaulipas es laaarga, larguísima, pues su conducta, actuación y desinterés por el gremio que dice representar está lleno de oscuros.

Por citar uno de los más escandalosos en favor del PRI, y del que jamás transparentó o aclaró: el financiamiento a la campaña de su correligionario a la presidencia de la república en el año 2000, Francisco Labastida Ochoa (quien por cierto perdió ante Vicente Fox, del PAN), por mil 500 millones de pesos, dinero convertido en sucio, una parte la destinó Pemex y otra Romero Deschamps que es lo mismo, de las cuotas sindicales.

Mil 500 millones de pesos perdidos infamemente, al que se le conoció como Pemexgate.

De manera sucinta esta fue la historia: en el año 2000 cuando Luis Téllez encabezaba el Consejo de Administración de Pemex se permitió que la paraestatal transfiriera dos préstamos al Sindicato: uno de 460 millones y otro por 640 millones de pesos.

El contrato fue firmado por Rogelio Montemayor, Director de Pemex, el 5 de Junio del 2000 y las operaciones subsecuentes fueron realizadas por funcionarios del PRI.

En junio de 2006, un tribunal federal echó abajo la decisión de iniciarle proceso y liberó al líder sindical “por falta de elementos”. Sin embargo, no fue declarado inocente y dejó a la PGR la posibilidad de aportar nuevas evidencias en su contra para reiniciar el procedimiento. La Fiscalía federal se  hizo de la vista gorda, no actuó, ni procedió en contra del corrupto Romero Deschamps.

Como ésta existen decenas de historias más, que permiten al tamaulipeco vivir una vida de inmoralidades, indecencias, corruptelas, pero eso sí, con millones y millones de pesos en las cuentas personales y la de su familia.

¿Por qué el PRI tampoco procede, inhabilita o acusa a su Senador por tantas negras acciones?, sencillo, porque a lo largo de los 20 años que tiene al frente del sindicato del otrora Pemex,  hoy EPE, Romero  representa “la caja chica” para el financiamiento de las campañas e intereses políticos y personales de las dirigencia partidista.

Lo han sostenido siempre en el poder legislativo –en donde nada hace- para protegerlo con el Fuero constitucional, y aportar dinero del Sindicato a los intereses del partido. La joyita en cuestión ha sido tres veces diputado federal: 1979/1982, 1991/1994 y 2000/2003, usufructuando dinero honesto para financiar a su partido. Además lo han colocado –siempre como plurinominal- porque no es capaz de lograr votos a su favor por inmoral.

Además se ha sentado –sólo eso- 2 ocasiones en el Senado de la República –en donde jamás sube a tribuna y sólo una iniciativa de Ley ha presentado en 12 años de gestión, irónicamente sobre “anticorrupción”  (sarcasmo):  1994/2000 y 2012/2018.

Como podemos calcular en esa 5 estancias en el Congreso Federal, a la limón regenteaba el STPRM, lo que le permite disponer de dinero de las cuotas para lo ya citado, protegerse con fuero y mantener los privilegios partidistas desde las cámaras de “representación popular”. ¡Cínicos!.

Con la ruptura, captura y encarcelamiento de Elba Esther Gordillo Morales, como dirigente del SNTE, Romero Deschamps, se convirtió en el “líder” más poderoso, inmoral y perpetuo de México. Ni Salinas de Gortari, Zedillo, Fox, Calderón y ahora Peña, quisieron, pudieron o simularon removerlo (sorprendentemente los panistas), al grado de estar catalogado como “intocable”, la razón, es obvia.

Lo más reciente de las inmoralidades del Romero y su Clan petrolero, es que 23 peticiones ciudadanas de información ante el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) sobre el uso y destino de las cuotas sindicales del STPRM, no han sido, siquiera, atendidas por el Sindicato, lo que obligó al Instituto tomar cartas en el asunto, por ser de urgente y obvia resolución, pues miles de trabajadores petroleros de base, de confianzas, eventuales, de honorarios, sindicalizados y de estructura están a punto de perder –ser despedidos pues-, ante la indiferencia, colusión y desinterés de Romero Deschamps.

No sólo las raterías con las cuotas sindicales en favor del PRI acusan al Senador como opaco e irresponsable ante el INAI, sino por la venta, negociación de plazas, fichas de trabajo y robo de recursos públicos de la EPE.

Apenas, la semana pasada la Gran Alianza Nacional Petrolera, ante las calamidades de Romero y  su Clan e indiferencia de las autoridades de la STyPS, de la PGR y de la misma EPE, hicieron un llamado a Enrique Peña Nieto, para que cumpla sus promesas y obligaciones en favor de la clase laboral y desterrar al espurio “Líder del STPRM” con esta advertencia: “tiene que cumplir lo dicho de que en México no hay “intocables”, ni privilegios, ni compadrazgos, ni nadie por encima de la Ley

Más aún, acusaron las leyes de transparencia y anticorrupción no podrán ser creíbles en tanto el más claro  ejemplo de corrupción en el país (el líder del STPRM) se mantenga impuneHasta el momento, en y desde Los Pinos, absoluto silencio.

En la Secretaría del Trabajo Federal, indiferencia, desinterés, silencio, su titular, Alfonso Navarrete Prida, ya se subió al carro de la sucesión gubernamental en el Estado de México, está más ocupado en buscar la nominación, que en atender las necesidades y asuntos de su cartera, como el inminente y urgente desconocimiento de Carlos Rimero Deschamps como Secretario General de un Sindicato que ya no debe existir (STPRM), porque la empresa/patrón de su Contrato Colectivo de Trabajo desapareció (Pemex); sin embargo ésta sigue ministrándole recursos –indebidamente- de la EPE, porque no se ha firmado otro con el nuevo patrón.

Pero a Navarrete esto lo tiene sin cuidado, él va por lo suyo, la nominación priista  al Edomex, que seguramente no obtendrá pues hay mejores aspirantes, con arraigo, trabajo social y respuestas populares a los mexiquenses.

Romero Deschamps, de manera increíble, logró que en el Contrato Colectivo de Trabajo 2016/2017, se establezca que Pemex (ya no existe) entregará 296 millones 533 mil 90 pesos cada año para “conmemoraciones”, celebración de asambleas, gastos por revisiones contractuales y “apoyos a la comunidad petrolera”, mientras mensualmente se le entreguen 7 millones de pesos para viáticos de él, su comité y delegados regionales, mientras en el país crece el número de pobres, pobres extremos y desempleados, ¿Increíble, no?

Otra lindura más del Senador tamaulipeco. Cumplió en 2016, veinte años como dirigente del sindicato. Se ha reelegido consecutivamente desde 1996, no por voto directo sino por una Convención en dónde sólo votan 108 personas de los 140 mil trabajadores, ¿y la democracia, transparencia y dignificación del sindicalismo nacional, en dónde está  Secretaría del Trabajo? La verdad, la STyPS se ha vuelto cómplice y complaciente.

El “intocable” sigue campante, sabedor de que es “útil a la causa”. Ojo, mucho ojo, INE. Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), vigilen –en caso de que Navarrete Prida- llegue a la nominación priista el origen, limpieza, uso y manejo de recursos económicos para su eventual campaña, ¿por qué?, porque ha sido omiso en el reclamo de los verdaderos trabajadores petroleros del país por expulsar a Romero Deschamps del Sindicato y “si ha favores otorgados se da, favore$ recibido$ es la respuesta”

Es extraña la actitud del titular de la STyPS, pues el nuevo líder del Sindicato de las Empresas Productivas del Estados, Petróleos Mexicanos, Subsidiarias y Filiales, ya entregó y posee acuse de recibido, la documentación que lo avala como titular de la representación laboral, sólo que el señor Navarrete Prida, no tiene el valor de otorgar la Toma de Nota, a Eliel Flores Ángeles, quien cuenta con el respaldo, aprobación y aval de las 36 Secciones Sindicales.

Si hablamos de transparencia Flores Ángeles, le da las buenas y las malas a Romero Deschamps.

Con todo y esto, ¿el Sistema seguirá sosteniendo al Senador tamaulipeco, pese al rechazo generalizado y pruebas de corrupción virales –para utilizar un término actual- o por fin, como fue el caso de Luis Videgaray, EPN dará el manotazo de autoridad en la EPE, Secretaría de Energía, Secretaría del Trabajo y en la de Gobernación?

Romero Deschamps es un PELIGRO, no sólo para el PRI y el Sistema, sino para los mexicanos, por su vergonzosa vida personal y familiar de corrupción, opacidad, prepotencia e impunidad.

¿Hasta cuando Peña Nieto?

*Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT)

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1