Tarzán, verdad o ficción

 Por Pedro Venegas

Ni el mismísimo Charles Darwin pudo imaginar que su teoría sobre la Evolución del Hombre podía ser realidad y de carne y hueso, el ejemplo más claro lo tiene la humanidad en Tarzán, El hombre mono, mucho se ha dicho de él, revistas, libros, películas, juegos de video, etcétera, han mantenido su imagen presente a lo largo de los años.

Su vida es la historia que vincula al hombre con su naturaleza salvaje, una leyenda que nos recuerda nuestros orígenes perdidos en África, animales que olvidan su naturaleza y se atreven a adoptar a un ser humano, voluntad mezclada con el instinto. El bebé abandona a su suerte por circunstancias críticas, hacen que una hembra gorila tenga piedad de la criatura y lo adopte como suyo para que tras el paso de los años convertirlo en un hombre, mitad humano y mitad simio.

Resulta una leyenda interesante porque ya hemos visto en circunstancias semejantes a un Robinson Crusoe, el histórico naufrago que sobrevive a la naturaleza y a una tribu de caníbales, y muchos más, unos reales y otros un tanto ficción.

En la narración real se dice que después de muchos años fue rescatado el bebé, convertido en un adulto, salvaje, sucio, no sabía hablar, comía y trepaba por los árboles como los simios que lo criaron y fue muy difícil domesticarlo. Rescatado de la selva, fue llevado a la civilización. Muchos años después regresó al lugar donde creció pero ya nada fue igual.

Obviamente Hollywood se ha ocupado del personaje, en la pantalla chica con Ron Ely representó al personaje con mucho éxito. En la pantalla grande hizo lo propio Johnny Weiss Miller, quien por muchos años tuvo el mote de Tarzán. Productoras como la Warner Bros. acogieron la narración y le han dado vida al personaje, trayendo a la vida una de las leyendas más queridos de nuestro tiempo, las aventuras de Tarzán.

La historia, al contrario de las demás adaptaciones cinematográficas, se centra en un Tarzán un tanto “domesticado”, quien dejó las junglas de África para vivir con su amada Jane Porter. Por lo tanto, este personaje se transforma en el aristócrata John Clayton, tercer vizconde de Greystoke, y convive con la alta sociedad británica, muy semejante de cómo se da a conocer la verdadera narración de la vida de Tarzán.

En la trama, John Clayton es invitado a regresar al Congo, para servir como un emisario de exportación para la House of Commons; sin saber que esta empresa es en realidad una red de avaricia y venganza.

House of Commons, es el plan maestro del vengativo y corrupto capitán belga Léon Rom, quien es de hecho un personaje verdadero en la historia de la colonia africana, su crueldad y ambición no tenía límites.

León Rom, fue un soldado belga que se convirtió en un comisionado del distrito de Matadi, una región del Estado Libre del Congo. Hombre de fuerte carácter y pocos escrúpulos, quien se convirtió en líder de la Armada de la Force Publique. La valía de Tarzán como obra cinematográfica, es que retoma elementos históricos del África  colonial como éste.

El Capitán Rom, fue reconocido por sus prácticas sanguinarias, ya que con singular alegría decapitaba a aquellos que estaban en su contra o que simplemente ordenaba su muerte. Se cuenta que Rom acostumbraba incluso a mantener las cabezas de esclavos africanos alrededor de su cama.

Además este Capitán, mantenía gente ahorcada permanentemente cerca de su estación, siempre había alguien colgado de una soga. Bajo su mando, sus subordinados realizaron diversos actos que atentaron contra la dignidad humana, ya que mataban a los congoleses ante la menor provocación.

Fueron tiempos difíciles para África, la corona inglesa ampliaba su territorio y provocaba la migración de miles de nativos de raza negra, momentos que,  sin duda, eran propicios para la aparición de un héroe de la talla de Tarzán, de nobles sentimientos tanto por los animales como por los seres humanos.

Así que,  Tarzán fue una propuesta que buscó crear un vínculo entre la ficción y la historia, al enlazar personajes como Tarzán y Jane Porter, con el sanguinario Capitán Rom.

No te pierdas ninguna de las versiones que el mundo del espectáculo pueda darte de este personaje cada una promete una mirada distinta al hombre criado por gorilas y de nobles sentimientos. ¿Con qué te quedas, con la historia real o con la ficción?

 

Imagen tomada de www.karmaurbano.com

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1