Urbi et orbi, una bendición para todos

Por Pedro Venegas

Al hacer mi recorrido por los diarios de circulación nacional me encontré un artículo que llamó mi atención por tres palabras que ya he utilizado en mis textos pero que considero que debo explicar a profundidad: Urbi et orbi.

Significa literalmente “a la ciudad y al orbe” o “al mundo entero”. Es importante porque, en primer lugar, se trata de una bendición, Urbi et orbi se otorga en Roma durante el año y siempre se hace en dos fechas: el Domingo de Pascua y el día de Navidad, 25 de diciembre.

Al puntualizar, les diré que la característica fundamental de esta bendición para los fieles católicos es que otorga la remisión por las penas debidas por pecados ya perdonados, es decir, confiere una indulgencia plenaria bajo las condiciones determinadas por el Derecho Canónico (haberse confesado y comulgado, y no haber caído en pecado mortal).

A detalle les diré que se hace al mediodía desde el balcón central de la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano (llamado por eso balcón de las bendiciones) adornado con cortinas y colgantes, y con la cátedra del Papa allí colocada, y para ella el Papa suele revestirse con ornamentos solemnes (mitra, báculo, estola y capa pluvial) y va precedido de cruz procesional y acompañado el Santo Pontífice de cardenales-diáconos y ceremonieros concede dicha bendición.

Hay un día más en que es impartida por el Papa, el día de su elección, es decir, al final del cónclave, en el momento en que se presenta ante Roma y el mundo como nuevo sucesor de San Pedro. Solo durante el Pontificado de Juan Pablo II, la Bendición Urbi et Orbi ha sido impartida en el Altar de la Plaza de San Pedro.

Hoy en día es criterio de cada Papa, si la hace en el balcón de la Basílica de San Pedro o no, exceptuando el día de su Asunción como tal, luego del Habemus Papam. Sin embargo, Benedicto XVI, hizo la Bendición Urbi et Orbi en Hábito Coral, al igual que la mayoría de los Papas, aunque a veces, vestía igual que Juan Pablo II, con Capa Pluvial y Mitra, aunque también en puro Solideo sobre su cabeza, en algunas ocasiones, mientras que Francisco lo hizo vistiendo una sotana blanca normal.

Incluso, antiguamente, Urbi et orbi también se usaba en la coronación papal. Otros Papas, como Pío XII, usaban Hábito Coral y este último incorporó un Camauro, que incluso usó Juan XXIII.

De tal relevancia que las bendiciones en Navidad y en Semana Santa son transmitidas al mundo por la European Broadcasting Union. Antes de la bendición el Papa da un discurso a la multitud y al mundo con parabienes en muchos de los principales idiomas del mundo. Con la llegada del Papa Francisco, tiene los mismos deseos, en italiano, en forma única y exclusiva, rompiendo la Tradición de que se hacía en otros Idiomas.

A pesar de la exclusividad de la bendición, en muy raras ocasiones, Urbi et orbi se usa como bendición de los peregrinos durante el Año Santo (Jubileo). Fue impartida por el cardenal Marc Ouellet después de empezar y finalizar la misa durante el 50° Congreso Eucarístico Internacional.

En concreto, la culpa por el pecado es remitida por el Sacramento de la Reconciliación (confesión), de manera que la persona vuelve a estar en gracia de Dios, por lo cual se salvará si no vuelve a caer en pecado mortal; empero, la pena debida por esos mismos pecados debe ser satisfecha, es decir, se debe reparar y compensar el desorden introducido por el pecado, lo cual se lleva a efecto por medio de la penitencia impuesta en el sacramento, por medio de otras obras buenas y, en último caso, por medio del sufrimiento del Purgatorio.

Lo mejor del caso es que dado que la indulgencia plenaria remite completamente esa pena debida, el fallecido sin haber caído nuevamente en pecado no ha de pasar por el purgatorio y accede directamente al cielo.

Gracias a Dios, literalmente, de acuerdo a las creencias de los fieles, los efectos de la bendición Urbi et orbi se cumplen para toda aquella persona que la reciba con fe y devoción, incluso si la recibe, en vivo y en directo, a través de los medios de comunicación  como la televisión, la radio o la internet.

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1