Estudiar y trabajar, ¿Cómo sobrevivir sin fallar en el intento?

Son diversas las razones por las que algunas personas toman la decisión de estudiar y trabajar al mismo tiempo.  Si bien muchos creen que es tarea sencilla, estudiar y trabajar simultáneamente implica una doble responsabilidad, sin embargo esto podría significar el comienzo de una vida adulta responsable  e independiente.

Una vez que se ha tomado por este camino, es necesario tener en cuenta que valerse de uno mismo requiere de mayor organización y de un mejor manejo de nuestras finanzas.

Algunas recomendaciones de Educación Financiera Banamex para esto son:

Orden en las actividades: Si otros pueden, tú puedes. Ser ordenados nos ahorra tiempo. Llevar una agenda puede ser de gran ayuda en el momento de calendarizar y anotar las actividades escolares y laborales como exámenes, entregas de trabajos y tareas, citas de trabajo, etc.

Hacer un presupuesto: Un estudiante requiere comprar libros y materiales para realizar tareas, además de alimento y transporte. Es por eso que una un registro de los gastos incurridos es sumamente importante. Realizar un presupuesto nos ayudará a saber con exactitud cuánto dinero destinamos a cada uno de nuestros gastos.

Informar a nuestro supervisor: No todos saben lo difícil que es terminar una jornada laboral y sin descanso iniciar la jornada escolar. Es necesario informar a nuestros jefes y compañeros el esfuerzo que se está realizando. La comunicación en el trabajo y con los profesores es esencial para evitar malentendidos.

Ahorrar: De vez en cuando es bueno darse un gusto, como ir al cine o comprar ropa nueva. Pero los gastos extra suelen salirse de control y podemos terminar con deudas que no teníamos contempladas. Ver una película en casa no dañará tu bolsillo como el ir al cine cada fin de semana y comprar sólo lo necesario a la hora de hacer el súper también se verá reflejado en tu economía.

Ser más cuidadosos con nuestras pertenencias: Ahorrar también significa mantener nuestras pertenencias en buen estado y no vernos en la necesidad de gastar continuamente en reparaciones o adquisiciones nuevas.

Cuidar nuestra salud: el estrés abundará pero una vida sana nos ayudará a mantenernos saludables. La salud física y emocional se manifiesta en nuestro día a día y puede reflejarse en nuestra economía; hacer ejercicio al menos dos veces a la semana o realizar alguna actividad que nos ayude a relajarnos tendrá un impacto positivo bastante considerable en nuestra salud.

Estudiar y trabajar no es tarea fácil,  pero no es imposible. No podemos exigirnos más de la cuenta pero con una buena organización sí podemos salir adelante. Mantener un equilibrio entre las diferentes áreas de nuestra vida; ya sean nuestros seres queridos, el trabajo  o la escuela, es la clave del éxito.

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1