El Distrito Federal muda su rostro

Por Leovigildo Chávez López

El Distrito Federal mudó su rostro, la naciente Ciudad de México toma su lugar en el mapa, no será un Estado más porque no le alcanzó dicen los versados en política.

Se quedó corto, no habrá independencia económica y eso lo deja a la discrecionalidad, a la buena voluntad política, a la buena relación que se tenga con el Jefe del Ejecutivo en turno.

Pondrá a la Ciudad de México en la lista clientelar, en el forcejeo, en la negociación, y es que lo económico tiene mucho que ver con la independencia, el que paga manda, los recursos estarán en la cocina y habrá que llevarse bien con la cocinera, sin recursos no hay obras, y sin obras… no hay votos.

Los Estados tienen tres características principales; son Libres, Soberanos y Autónomos; Libres y Soberanos porque cuentan con su propia Constitución y sus leyes secundarias que de ella emanan, y Autónomos porque cuentan con su propio presupuesto designado por la Federación y nuestra Entidad Federativa se quedó a medias, logramos ser un cuasi Estado, después de todo la Ciudad de México seguirá siendo un Distrito Federal porque seguirá albergando a los poderes federales, de ahí el nombre que nos identificó por muchos años.

Al D.F. le urgía una cirugía mayor, una reforma política profunda que le diera la madurez necesaria y que lo pusiera en primera línea, los llamados a misa para lograr el consenso y la voluntad política fueron muchos, desde el entonces Jefe del Departamento hasta el hoy Jefe de Gobierno, había que subir a tribuna al 122 Constitucional para modificarlo y darle vida a la Ciudad y con ello dejar atrás al viejo Estatuto de Gobierno, el D.F finalmente mudará su rostro, los principales cambios serán trascendentales para los capitalinos.

  • La Ciudad de México contará con su propia Constitución que deberá estar redactada a más tardar el 31 de enero de 2017
  • Las Delegaciones se convertirán en Demarcaciones Territoriales encabezadas por un Alcalde y sus Concejales, una especie de híbrido entre un Municipio y una Delegación
  • La Asamblea Legislativa se convertirá en el Congreso Local de la CDMX y contará con la facultad de aprobar y rechazar reformas constitucionales.
  • Los nombramientos del Procurador de Justicia y del Secretario de Seguridad que hasta hoy eran facultad del Presidente de la República serán designados por el Jefe de Gobierno

Hoy el Constituyente electo conformado por 100 Diputados escribirá la nueva historia, habrá de  consagrar temas fundamentales para la nueva Constitución de la Ciudad; Que no quede fuera la vivienda, la educación, los derechos humanos, la movilidad, los derechos de los pueblos indígenas, la energía, el desarrollo económico, la cultura y los tantos temas fundamentales para nuestra metrópoli, pero el reto es mayor, una Constitución para los capitalinos debe ser clara, entendible, cumplible y que no contenga en su articulado ideologías de grupos, que se rija por principios universales, que cuente con 100 artículos máximo y que sea vigente para los próximos 150 años.

La parte aspiracional de nuestra Constitución es que debe contener temas de exigencia ciudadana como los mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y revocación de mandato, si el D.F. mudó su rostro los capitalinos tendremos que hacer lo propio.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1