El Nuevo Sistema Penal Acusatorio, la nueva era Jurídica de México

Por Pedro Venegas

Epifanía significa aparición, manifestación o fenómeno, y viene del griego “epiphaneia“. La epifanía es una de las fiestas litúrgicas católicas más antiguas, incluso más antigua que Navidad.

También epifanía es todo lo que puede estar en el corazón de las cosas o de las personas, es decir, constatar que a partir de ahora se siente como resuelto, solucionado, completado, lo que era muy difícil de lograr.

Tuvieron que pasar más de 100 años para que se lograra la gran transformación en el Sistema Jurídico mexicano, la epifanía jurídica, cambiar del sistema tradicional denominado Inquisidor al Nuevo Sistema Penal Acusatorio (NSPA).

El inicio

El pasado 18 de junio entró en vigor en el país el nuevo Sistema Penal Acusatorio, la reforma más ambiciosa en la historia de la justicia mexicana. Es un paso de más de centuria de años de evolución. Durante ocho años varios estados y el gobierno federal se prepararon para esta fecha, sin embargo, el proceso de implementación no será tan brillante como se podría suponer. Tendrá que pasar más de un lustro para que la justicia mexicana se acople al nuevo esquema judicial.

Para que esto se lleve a cabo tenemos dos procesos: uno, el de la operación sustantiva, la aplicación del sistema en la vida real, en la práctica cotidiana, el día con día, y la otra la de la sensibilización de los funcionarios (ministerios públicos), jueces, peritos, asistentes jurídicos, personal administrativo, etcétera.

Los juicios orales

La gran aportación del nuevo sistema son los juicios orales, así como los que ve usted en algunas películas o en la televisión a través de notas informativas de países como Estados Unidos.

Este sistema favorecerá la reducción de tiempo en sus procesos, principalmente aquellos casos de sencilla solución pero que antes se llevaban meses para su sentencia. Sin embargo, también se ocupará de los delitos de alto impacto como el secuestro o el narcotráfico.

Cambiará su nomenclatura de Averiguación Previa a Carpeta de Investigación, misma que contendrá toda la información, testimonios y pruebas aportadas del caso, que podrán ser consultados en cualquier momento por las dos partes (la que acusa y la que defiende).

Transparencia en el proceso

Se busca también, lo más posible, la transparencia. El indiciado (acusado) pasará a denominarse ahora imputado y será informado de cada uno de los pasos de su proceso.

Para darnos una idea de lo que ha costado hasta el momento la adaptación a este nuevo esquema jurídico tenemos que señalar que el sistema rebaso las expectativas al sensibilizar a toda la estructura jurídica de los tres niveles de gobierno para su capacitación.  

Tan solo en la Procuraduría General de la República la capacitación planteó una actividad que fue auspiciada prácticamente por la Dirección de Formación Profesional y por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), en el cual se generaron condiciones en donde se aplicaron 400 horas de capacitación para los funcionarios de la dependencia, con una segunda vuelta de reforzamiento para los Ministerios Públicos, de tal forma que estamos hablando de 400 horas iniciales, capacitación hombre, con reforzamiento de más de 200 horas para casi tres mil integrantes del aparato jurídico de la dependencia.

Para poner un ejemplo más concreto, en la capacitación de los Ministerios Públicos fue fundamental la parte argumentativa como en la “teoría del caso” (los primeros pasos de la investigación y el planteamiento de la hipótesis), además de los “contrainterrogatorios” para armar la línea de investigación.

Trabajar sin detenido

Otra parte interesante será trabajar más en lo que implica la investigación sin “imputado conocido”, cuando no haya detenidos, acudir con los peritos, quienes son la aplicación de la ciencia al servicio de la justicia.

En nuestro país, el Nuevo Sistema Penal Acusatorio inició ya  como un hecho en noviembre de 2014 con los estados de Durango y Puebla, después viene otra etapa en Yucatán y Zacatecas, y se fue reforzando  en la medida en que fueron incrementándose las entidades federativas, en el 2015 y 2016.

Todo esto ha sido un gran desafío, no solamente para los estados que conforman al país, sino para las áreas centrales como la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), ahora que fue la jornada electoral.

Estamos hablando de fiscales federales con las habilidades y destrezas pero sobre todo para ir de la mano con lo que hoy el Código de Procedimientos Penales plantea, las facultades que tiene los fiscales en término no solamente de litigio sino también de desestimación de casos o con temas con criterios de oportunidad para la pronta resolución, facultades de abstenerse también y acuerdos para la reparación del daño, entre otros.

Colaboración internacional

El nuevo sistema ha implicado además la colaboración con el gobierno de Estados Unidos,  lugar donde se vino a generar condiciones para acompañar a este proceso de capacitación y en paralelo algunas experiencias adicionales como el caso de fiscales que hicieron visitas a Puerto Rico recientemente o sobretodo el tema de encontrar mejores prácticas con el gobierno Chileno y Colombiano, donde ha habido también incursiones de sus experiencias dado que ellos fueron, en su momento, años atrás, no sólo pioneros sino también incentivaron la reforma en América Latina.

Delitos de alto impacto

Los delitos de alto impacto por supuesto que están considerados, no sólo el narcotráfico sino operaciones financieras del mismo ilícito, además en terrorismo, en temas de lavado de dinero, en trata de personas, incluso.

De hecho ya se tiene en este momento la experiencia de 12 juicios orales que se han realizado en materia federal y que con ellos ya hay 10 sentencias condenatorias donde se encuentran asuntos relacionados con robo de hidrocarburos, delitos contra la salud, delitos relacionados con la portación de armas prohibidas por el Ejército, delitos fiscales, delitos que están relacionados con medio ambiente, es decir, hay toda una gama de delitos de tipos federales que no existían y que hoy poco a poco se han ido condicionando, donde los fiscales capacitados han tenido una participación proactiva.    

La adaptación al nuevo sistema

Obviamente la adaptación al nuevo sistema tiene un proceso, cuyo cálculo se encuentra entre los tres y los cinco años y ésta se irá logrando con la experiencia  misma de los operadores, van a tener más habilidades, es algo que se ha notado en todo el continente, aquí mismo en la Ciudad de México en donde se ha visto primero algunos fiscales y jueces un tanto temerosos, nerviosos y después ya con  todas las capacidades de estar acudiendo  a audiencia tras audiencia, se va generando un perfil.

En México se deberá tener una adaptación pronta y expedita este sistema, de momento ya  hay experiencias en las entidades  federativas, sobre todo a partir  de noviembre de 2014 que empezó este proceso y que al final se habrá de consolidar.

La víctima, papel preponderante

En el nuevo sistema se trata de darle a la víctima un papel preponderante donde ya existe un asesor jurídico, que no había, se tiene ahora un nuevo interviniente (persona que participa en el debate) en la legislación mexicana de acuerdo no sólo al Código Nacional de Procedimientos Penales, sino a la misma modificación  que se está haciendo a las leyes reglamentarias, en donde se pone a la víctima como el  punto central.

Medidas cautelares

Otro aspecto fundamental es el seguimiento de las medidas cautelares de una unidad en la cual se pueda y tenga vigilancia, sobre todo cuando se ha privilegiado la libertad, en otras palabras, la prisión preventiva es la excepción (el arraigo en otras palabras) y por lo tanto un tema de gran relevancia es tener claro que la filosofía del Nuevo Sistema Penal Acusatorio es la resolución de los conflictos, no enviar a gente a la prisión aunque sea por un tiempo “breve” y por lo tanto  la mística del sistema está en la resolución rápida de los casos que antes tardaban hasta cinco o siete años ahora se puedan resolver en un periodo de hasta 30 días por mecanismos alternos, detonando sobre todo las nuevas formas de determinación del Código Nacional de Procedimientos Penales.

 Nuevos intervinientes

El Código es muy claro y podemos advertir en él donde hay nuevos intervinientes, el juez de control por ejemplo, y esto es fundamental porque lo que ahí se hace es en esencia es cuidar la flagrancia (el momento en que se comete el delito), cuidar la detención y las capacidades del estado en su nivel policiaco, esto va a legitimar de alguna manera el debido proceso.

Por otro lado, se cuenta ya con una miscelánea penal donde se están generando condiciones para una armonía como la Ley de Amparo, en donde nos debe quedar claro que el amparo no es un obstáculo para el nuevo proceso sino sería una fórmula que instrumente la conducción de cómo fluye o debe de fluir un sistema acusatorio del nuevo tipo.

Una nueva era jurídica

Para bien o para mal, el Nuevo Sistema Penal Acusatorio ya está en funcionamiento e ingresa a México a una nueva era jurídica donde se espera que esto sea para bien y su incorporación reduzca los tiempos de los procesos, evite la sobrepoblación  en los penales y atienda la reparación del daño a las víctimas, todo ello por el bien de los mexicanos, por el bien de México.

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1