Trucos diarios para mantener un cabello sano

Si te gusta lucir y presumir un cabello bonito, abundante, con brillo, movimiento y utilizarlo como una arma poderosa para sentirte atractiva, te recomendamos que uses productos para cuidar tu cabello como: tratamientos con colágeno o queratina, suplementos nutricionales, mascarillas y sueros reparadores de puntas.

También que tomes en cuenta ciertos cuidados diarios que son eficaces y muy sencillos de llevar a cabo,  así que no olvides ponerlos en práctica e incluirlos en tu rutina siempre que te sea posible.

Estos sencillos consejos van desde cepillar el cabello cada noche para exfoliar el cuero cabelludo, estimular el crecimiento del cabello y potenciar su brillo, hasta que no frotes tu cabello cuando lo laves, a continuación te decimos como aplicar estos trucos.

CEPILLADO

Cómo y cuándo cepillar son cuestiones fundamentales para lucir un cabello sano y bonito; te recomendamos que lo cepilles de 10 a 20 veces todas las noches pues el cepillado exfolia el cuero cabelludo, elimina restos de productos, estimula la circulación sanguínea, favorece su crecimiento y potencia su brillo.

Gracias al cepillado se eliminan los cabellos que están por caerse, dando paso al cabello que está por nacer.

LAVA TU CABELLO

Trata de enjuagar tu cabello con agua fría, ya que así estimulas tu circulación sanguínea y cierras la cutícula, lo que se traduce en un cabello más brillante, aun así debes tomar en cuenta la temperatura del agua con la que haces todo el proceso de lavado, pues lo ideal es que cuando apliques el shampoo y laves tu cabello, lo hagas con agua tibia, ya que ésta disuelve la grasita.

Si piensas que para lograr esto es mejor usar agua caliente, te vamos a decepcionar, ya que el agua demasiado caliente en realidad puede dañar tu cabello.

Otra creencia popular muy común es cambiar de shampoo “para que el cabello no se acostumbre”… la verdad es que no hay evidencia científica que pruebe esta creencia; si hablamos desde un punto de vista biológico, nuestro cabello no tiene vida, es por eso que no nos duele cuando lo cortamos, y por lo mismo no es posible que se acostumbre a algo.

Por eso, si te funciona tu shampoo actual no lo cambies o bien cámbialo si te gusta probar diferentes productos para obtener diferentes beneficios.

TRATAMIENTOS Y MASCARILLAS

Todos sabemos que el uso del acondicionador es un básico para cuidar tu cabello, ya que este producto es para tu cabello lo que tu crema humectante es para tu piel, pero para completar una rutina de cuidado adecuada puedes aplicarte tratamientos.

Actualmente puedes encontrar una amplia gama de opciones, si eres esclava de la secadora o de las planchas o fan de los cambios de look que han implicado el uso de procesos químicos que han maltratado un tanto tu cabello, entonces te recomendamos que uses tratamientos en aceite, pues éstos pueden ayudarte a reparar tu cabello sin necesidad de que lo cortes.

Un cabello sano empieza por la raíz, pero muchas veces los aceites naturales que produce tu cuero cabelludo no llegan a las puntas debido a lo largo o al lavado diario.

La función de los aceites es restaurar el contenido de cada fibra capilar para que cada una se vuelva translúcida de nuevo, produciendo ese maravilloso brillo de un cabello sano.

También puedes aplicarte una mascarilla una o dos veces por semana para conservar la belleza de tu cabello, pero para que los resultados sean positivos es importante que la dejes actuar el tiempo suficiente, así que siempre que puedas déjala un poco más tiempo del habitual, sobre todo en verano, cuando el cabello tiende a estar más reseco.

Ya sea que apliques un tratamiento leave-in o wash-out te recomendamos que sigas las instrucciones que vienen en el empaque, así obtendrás todos los beneficios de este tipo de productos.

PRODUCTOS DE CALIDAD

La salud de tu cabello depende mucho de la calidad y del tipo de productos que uses, y de conocer las características y el estado en que se encuentra tu cuero cabelludo y tu cabello para poder elegir correctamente el shampoo, acondicionador y tratamientos que necesitas.

Para saberlo, puedes llevar a cabo una comprobación muy sencilla pero muy eficiente: abre una raya en tu cuero cabelludo y observa su color, si el color es rosado, está sano, por lo que puedes usar un shampoo normal en función del resultado que quieras elegir: más volumen, liso, etc.

En cambio, si el cuero cabelludo tiene un color opaco o grisáceo, posiblemente tengas un problema de riego sanguíneo y de cabello seco, pero si es de un color tendiente al amarillo, son indicios de tendencia grasa, así que elige en estos dos casos un shampoo específico para cada problema.

PROTEGE TU CABELLO

Si practicas natación, no olvides usar una gorra que proteja tu cabello del cloro, por otro lado si practicas un deporte al aire libre y tu cabello se expone al sol, aplica un poco de protector de calor a tu cabello; ten en cuenta que la salud de tu cabello depende mucho del cuidado diario que le des y de cuidarlo con productos seguros y eficientes adquiridos en el mercado formal y de empresas responsables con el consumidor.

Fuente: Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (CANIPEC).

 

Be the first to comment

Leave a Reply

UA-49372209-1